JESUS EL SANADOR

El Cuento de las dos ciudades. Marcos 6:1-6  Marcos 6:52-56

En todas partes se hora a un profeta, menos en  su tierra, entre sus familiares y en su propia casa.  En efectom, no pudo hacer allí ningún milagro, excepto sanar a unos pocos enfermos al imponerles las manos.  Y él se quedó  asombrado por la incredulidad de ellos.        Ciudad numero uno.

Después de cruzar el lago, llegaron a tierra en Genesaret y atracaron allí.  Al bajar ellos de la barca, la gente en sequida reconoció a Jesús.  Lo siguieron por toda aquella región y, adonde oían que él estab, le llevaban en camillas a los que tenían enfermedades.  Y dondequiera que iba, en pueblos, ciudades o caseríos, colocaba a los enfermos en las plazas.  Le suplicaba que les permitiera toca siquiera el borde de su manto, y quienes lo tocaba quedaban sanos.  Ciudad numero dos.

Nazaret la primer ciudad le da permiso a Jesúcristo para tocar los.

Genesaret la segunda ciudad perseguia a Jesúcristo para tocarlo.  Solamente querian una tocada.

No es mejor estar persiguiendo a Jesúcristo como Genesaret!  Si un milagro ocurre, le doy gloria al Señor.  Si no hay milagro la culpa es mia.